Olga ha conseguido la perfecta receta de cheesecake con limón! Simples y fáciles de hacer en casa. ¿Quieres aprender cómo hacer el cheesecake perfecto? Quédate y mira el paso a paso de como preparar el mejor cheesecake.

0:00​ Vasitos de Cheesecakes de Limón
1:13​ Preparamos el Crumble
2:28​ Hacemos el Cheesecake
5:15​ Preparamos el Merengue
6:16​ Toques finales y… ¡a disfrutar!

Video:

Raciones: 8 | Dificultad: fácil | Tiempo preparación: 30 minutos

INGREDIENTES:
Para el crumble:
– 2 bizcochos con espelta ecológicos La Cestera
– 60 g de copos de avena ecológicos Crownfield
– 50 g de mantequilla ecológica Milbona

Para el cheesecake de limón:
– 300 g de queso fresco para untar Skyir Milbona
– 40 ml de leche condensada Milbona
– 2 limones ecológicos
– 150 ml de nata para montar Milbona

Para la decoración:
– 2 huevos ecológicos
– 50 g de azúcar Belbake
– 1 limón ecológico

ELABORACIÓN:
1. Para el crumble: trituramos ligeramente en una picadora los bizcochos con los copos de avena y la mantequilla derretida hasta obtener una mezcla homogénea. Disponemos sobre la base de los vasitos formando la primera capa.

2. Para el cheesecake: en un bol amplio, mezclamos el queso fresco, la leche condensada, la ralladura y el zumo de limón. Montamos la nata en otro bol y vamos incorporando, poco a poco, a la mezcla anterior con ayuda de una lengua hasta que se integren en su totalidad.
Agregamos a una manga pastelera con boquilla lisa y rellenamos la segunda capa de nuestros vasitos.

3. Para la decoración: separamos las yemas de las claras y batimos estas últimas con azúcar y ralladura de limón hasta obtener un merengue. Disponemos en una manga pastelera con boquilla rizada y decoramos la superficie con el merengue.
Tostamos ligeramente el merengue con ayuda de un soplete, acabamos con unas rodajas de limón cortadas en cuartos y… ¡a disfrutar!

TIPS:
-Si queremos darle un toque diferente a la receta o probar nuevos sabores, podríamos sustituir el limón por otra fruta como naranja, piña o incluso kiwi.
-También podemos probar con un formato más familiar y, en vez de elaborar porciones individuales, emplear un molde grande de tarta. Para ello, deberíamos aportar más consistencia a la masa del cheesecake, añadiendo más queso fresco o asegurándonos de servirlo bien frío, por ejemplo.
-Podemos aportar una textura más crujiente al crumble metiéndolo en el horno 15 minutos a 180º antes de añadir el resto de componentes de la receta. En este caso habría que asegurarse de que se enfríe antes de introducir el cheesecake, ya que el calor haría que se deshiciera la masa.

INFORMACIÓN ADICIONAL SOBRE NUTRICIÓN:

• Kcal: 397
• Grasas: 20,24 g
• Hidratos de carbono: 20,13 g
• Proteínas: 7,81 g

En la repostería, una de las tartas más conocidas es la cheescake. Elaborada con varios tipos de queso, es un postre en el que también tenemos una base de bizcocho. Es un plato muy denso a nivel calórico. El bizcocho de la base nos aporta una fuente de hidratos de carbono y tanto la leche como el queso nos aporta una fuente de proteínas de calidad. También tenemos la grasa que nos aportan la mantequilla y la nata. Podríamos ahorrarnos el uso de azúcar añadido, ya que el sabor del queso con el toque que aporta el limón, ya dará un sabor característico sin que necesitemos endulzarlo.

Sabemos que este tipo de elaboraciones son postres no muy recomendables para consumirlos con frecuencia. El hecho de servirlos, como en esta receta, en vasitos o porciones individuales, nos ayuda a poder disfrutarlos con moderación en momentos puntuales.
Si nos aseguramos que los ingredientes están etiquetados sin gluten, tenemos una receta apta para personas con celiaquía.

Podríamos usar nata y bebida vegetal, así como quesos veganos, elaborados a base de anacardos, por ejemplo. Tendríamos así una receta vegana.